Imprimir

‘Translúcido’ mete toda una vida en el último día

El venezolano Leonard Zelig dirige la película que representará a Ecuador en la próxima edición de los Premios Goya

Translúcido no tiene guion. Se improvisa. Es como la vida, pero condensada en un solo día. La película ecuatoriana, dirigida por el venezolano Leonard Zelig, le pone una sonrisa a la muerte en el último día de la vida de Rubén. Roberto Manrique protagoniza a un enfermo terminal de cáncer, guapo, exitoso, alegre y sin drama que conoce a una chica a pocas horas de morir. Mejor dicho, de suicidarse.

Por la noche, le espera una sobredosis voluntaria de heroína que le evitará el calvario del dolor, de perder poco a poco el sabor de su ceviche -con v, como se escribe en Ecuador- y de depender de sus allegados. Pero por el día, que empieza con un palpitante amanecer, disfruta de todo lo que se puede pedir en años de existencia. No solo conoce e inicia una relación -obviamente muy breve- con su vecina. También disfruta de sus amigos, del sexo, de los juegos de mesa, de los recuerdos fotográficos de infancia, del yoga, de los viajes, de un paseo en bicicleta por Central Park e incluso se reconcilia con una ex y se convierte en padre. Aunque sea a título póstumo y por inseminación artificial.

La grabación de la película.

“Ponerle fecha a tu muerte puede tener muchas ventajas”, reflexiona el director. Zelig eligió el tema del tránsito entre la vida y la muerte para su regreso al cine porque cree que el mensaje puede llegar a mucha gente. Había dejado pasar cinco años para superar el trauma que le dejaron sus dos primeras películas y tenía que escoger un tema relevante. “Si tenemos la libertad de vivir como queremos, ¿por qué no tenemos la libertad de morir como queremos”, es lo que planteó. “Sería muy feliz si las películas pudiesen cambiar legislaciones”.

La crisis económica de Venezuela quiso que el actor ecuatoriano de mayor proyección internacional tuviese que inmiscuirse más en el proyecto. El director, venezolano, no tenía muchas esperanzas en poder sacarle rendimiento económico al filme si se lanzaba en su país y le pidió a Roberto Manrique que interpretase al personaje principal. Éste le puso una condición: ser coproductor. Así Ecuador adoptó Translúcido y ahora es la cinta que representará al país de cara a la próxima edición de los Premios Goya. “Ojalá la Academia decida nominarla, porque sería la segunda ecuatoriana candidata a 'Mejor película iberoamericana' en 32 años”, aciertan a decir el director y el actor.

Aunque Zelig sabe que su cine independiente no puede igualar el presupuesto y los recursos de otras propuestas de América Latina, “sí tiene un nivel de conexión muy alto”. La frontera entre realidad y ficción, añade su colega ecuatoriano, se desdibuja en la pantalla ya que él, como su protagonista, ha conocido de cerca las consecuencias de una enfermedad sin solución. Su padre, diagnosticado de cáncer, luchó durante cinco años hasta morir pero quiso aprovechar la fatalidad para dejar un último legado a sus hijos: “Ya les enseñe a vivir, ahora les enseñaré a morir”. Por eso, al actor no le cuesta entender la muerte como parte de la vida y a su personaje, ponerle música y buena cara.

“Planteamos un conflicto muy humanista desde una visión que no es común en el cine ecuatoriano”, reflexiona el actor y coproductor. “En mi país, los temas sociales que se abordan cuentan historias de drogas, de crímenes, de pocas oportunidades”, distingue Manrique. No como la de Rubén. Él nunca pierde ese espíritu optimista, ni siquiera en el tramo final. “Es la mayor prueba de amor que he tenido en mi vida. Gracias por dejarme irme con eso”, le dice a sus dos amigos y a su nueva novia cuando apenas le quedan dos minutos de vida y de película. Solo quería compañía y comprensión.

Fte. El Pais

Imprimir

Empieza el 65 Festival de Cine de San Sebastián, el primero que acepta series y películas de televisión

La gala de inauguración del Festival de Cine de San Sebastián comenzará a las 21:00 horas de hoy en el Auditorio Kursaal, dando comienzo a nueve días de cine.

El 65 Festival de Cine de San Sebastián, será recordado por ser el primero en el que, en sus secciones cinematográficas, se aceptaron series y películas de televisión; el arrastre de los nuevos tiempos al que no se han resistido, sino todo lo contrario.

"El Festival responde a lo que está pasando en el mundo de lo audiovisual", ha asegurado su director José Luis Rebordinos, para quien el futuro inmediato del cine ya se expresa de formas "muy variadas", tanto de producción como en plataformas y formas de exhibición.

 

Aún así, Rebordinos ya dijo durante la presentación de las películas españolas de la muestra en la Academia de Cine en Madrid, que, de momento, no se ha pensado en cambiar el reglamento de próximas ediciones para que las series puedan competir por la Concha, pero tampoco se cierran en banda. "Hay películas que, probablemente, si no fuera por el apoyo de las plataformas, no existirían, así que (opina) bienvenido sea Netflix".

 

Es el caso de 'Fe de etarras', primer filme en el Zinemaldia producido íntegramente por Netflix con distribución por internet; y de Movistar+ detrás de las series 'La peste', de Alberto Rodríguez, y 'Vergüenza', de Juan Cabestany, que competirá íntegra en Zabaltegi.

Pero las estrellas, de momento, siguen viniendo del cine. El Festival ha apostado este año por el glamur demostrado con los imbatibles Ricardo Darín y Monica Bellucci recogiendo sus premios Donostia, junto a la octogenaria Agnes Varda y el apreciado Antonio Banderas, que recogerá su Premio Nacional de Cinematografía.

Con ellos, rostros más añosos, como Glenn Close, Arnold Schwarzeneger o el presidente del jurado,John Malkovich, y bajando la media (de edad), la sueca Alicia Vikander y los hermanos Franco, James y Dave.

Las jurados 
Emma Suárez y Dolores Fonzi, además de Paz Vega, Úrsula Corberó y Berenice Bejó, entre otras, también desfilarán por la alfombra roja.

Penélope Cruz y Javier Bardem pasarán por el Zinemaldia como una exhalación, ya que el rodaje con el oscarizado director iraní Asghar Farhadi les retendrá hasta el mismo día 30, cuando se proyecta en el Velódromo la última 'Perla', 'Loving Pablo'.

Este año, además, el Festival se meterá en los bolsillos de los usuarios con una app para dispositivos móviles.

Escasez de nombres femeninos

En lo que no cambia, ni este festival, ni ningún otro, es en la escasez de nombres femeninos al frente de las películas importantes; en concreto, este año, de veinticinco títulos, no habrá ninguna directora española en la Sección Oficial.

Sí competirán ahí la argentina Anahí Bernerí, con 'Alanis'; la polaca Urzula Antoniak, con 'Beyond Words'; la austríaca Barbara Albert, con 'Licht', y la serbia Ivana Mladenovic con 'Soldados. Story from Ferentari'.

Aunque la presencia de directoras más fuerte viene de Latinoamérica: En Horizontes Latinos, cuatro de las 12 películas están dirigidas por mujeres: las argentinas 'La novia del desierto', de Cecilia Atán y Valeria Pivato, y 'Temporada de caza', ópera prima de Natalia, la costarricense 'Medea', de Alexandra Latishev, y la chilena 'Los perros', de Marcela Said.

En Nuevos Directores están Silvina Schnicer Schlieman, argentina también (junto a Ulises Porra Guardiola), 'Tigre'; la chilena Marialy Rivas, 'Princesita', y la colombiana Laura Mora, 'Matar a Jesús'. Y otra argentina más en Culinary, Mercedes Córdova, que debuta con el documental 'E il cibo va'.

65º Festival de San Sebastiá

En total 18 cintas irán a por la Concha de Oro; tres estarán fuera de concurso -la clausura, 'The wife', 'Marrowbone. El secreto de Marrowbone' y la serie 'La peste'-, y cuatro como Proyecciones Especiales: 'Morir', de Fernando Franco; 'Au revoir là-haut', de Albert Dupontel, el anime japonés 'Fireworks' y 'Wonders of the Sea', un documental en 3D apadrinado por Arnold Schwarzeneger.

Dieciséis títulos más competirán por el premio Nuevos Directores y veintidós en Zabaltegi-Tabakalera; Culinari Zinema, Glocal in Progress, Zinemira, Made in Spain, Savage Cinema y las codiciadas 'Perlas' siguen un año más ofreciendo un catálogo de centenares de películas para todos los gustos, públicos y edades.

 

Imprimir

Verano 1993, candidata a representar a España en los Oscar 2018

Para saber si logra la ansiada nominación tendrá que pasar dos filtros: el primero, a mediados de diciembre, y el segundo, en enero.

Verano 1993 es la película elegida por la Academia de Cine para representar a España en la carrera hacia los Oscar de Hollywood. La cinta, dirigida por Carla Simón, se ha impuesto a Abracadabra de Pablo Berger y a 1898. Los últimos de Filipinas de Salvador Calvo, que también aspiraban a ocupar este puesto. Verano 1993 busca hacerse un hueco en la categoría de película de habla no inglesa.

Nada más conocerse la nominación Simón acudió a la sede de la Academia de Cine en la madrileña calle Zurbano, donde posó ante las cámaras y pronunció sus primeras palabras de agradecimiento. "Ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado esto. Cuando uno termina una película no es consciente de lo que ha hecho", dijo al conocer la noticia.

La película, grabada íntegramente en catalán y cuyo título original es Estiu 1993, es la ópera prima de su directora. Carla Simón narra a través de los ojos de Frida (Laia Artigas) su historia personal, los miedos e inseguridades que sintió cuando con seis años perdió a su madre, justo tres años después de que muriese su padre. El verano de 1993 fue el primero que pasó con su familia adoptiva, la de su tío materno. Para ello tuvo que dejar su entorno cercano, Barcelona, y trasladarse al campo, a un pueblo del Ampurdán.

"Fue un cambio muy fuerte. Yo me acuerdo mucho de eso, y una de las grandes cosas de llegar ahí fue el encontrarme en medio del campo donde todo me daba asco, pero me acostumbré poco a poco. Ahora no lo cambiaría por nada el haberme criado en el campo. Pero al llegar fue un disgusto horroroso", decía en una entrevista durante el Festival de Málaga.

 

 

Los dos padres de Simón murieron a causa del Sida en una época en que la enfermedad todavía no tenía nombre. Pese a la crudeza la historia, Carla Simón (Barcelona, 1986) firma una cinta llena de luz y de emoción, que ha cautivado a la crítica en varios festivales.

Verano 1993 se presentó en la Berlinale, donde se llevó el premio a Mejor Ópera Prima y compartió con Becoming Who I Was el Gran premio del jurado a Mejor Película. También ha sido premiada en el Buenos Aires International Festival of Independent Cinema, con el reconocimiento a Simón como Mejor Director; en el Festival Internacional de Cine de Istanbul, con un premio especial del jurado para la directora; en el de Odessa, con premio también para Simón; y en Málaga, donde consiguió la Biznaga de Oro al Mejor largometraje español y el premio Dunia Ayaso.

Durante su paso por el festival, la autora también contó escribió la primera versión en el verano de 2014, cuando terminó la escuela de escritura de guión. Además habló del argumento y de sus intenciones al rodar esta cinta: "Habla de que un niño puede ser capaz de entender lo que significa la muerte de su madre. Lo que es complicado es la manera de gestionar las emociones".

Para saber si Verano 1993 logra la ansiada nominación —desde que Mar Adentro ganó en 2004 no ha habido otra cinta española en esta cita cinematográfica— habrá que esperar a mediados de diciembre. Será entonces cuando se sepa las películas seleccionadas por cada país para competir en esta categoría: ese primer filtro lo pasarán alrededor de 10 títulos.

El martes 23 de enero de 2018 la Academia de Cine de Hollywood realizará la lectura de nominados en la 90ª edición de los premios Oscar. Tras esta lectura, el martes 6 de febrero tendrá lugar la tradicional comida de los nominados y el domingo 4 de marzo se celebrará la ceremonia conducida por Jimmy Kimmel.
 
Imprimir

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva recibe 1.273 producciones audiovisuales casi 200 más que en 2016

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ha recibido las inscripciones de un total de 1.273 producciones audiovisuales para tomar parte en su 43 edición, que tendrá lugar entre los días 10 y 18 de noviembre. Una vez más, España, Argentina, Brasil, México y Colombia vuelven a liderar la procedencia de los mismos entre las 26 nacionalidades que han presentado sus trabajos hasta el pasado día 31 de julio, fecha en que quedó cerrado el plazo de inscripción. Los siguientes países en cuanto al número de producciones son Chile, Venezuela, Perú, Uruguay, Bolivia, República Dominicana y Cuba, entre otros.

Esta cifra viene a confirmar la tendencia de los últimos años del certamen, batiendo un nuevo récord en el número de cintas inscritas. De hecho,la cifra de producciones recibidas para la 43 edición supera en casi 200 a la que se registró en la pasada edición, que fue de 1.084, “reafirmando de esta forma el interés de la cinematografía iberoamericana por estar presente en la muestra onubense”, tal y como ha afirmado el director del festival, Manuel H. Martín.

Argentina, país al que está dedicada la 43 edición de la muestra onubense, se sitúa a la cabeza del listado de países con más largometrajes inscritos, con 106. Le siguen Brasil, con 38 títulos; España, con 25 películas; y México, con 23 producciones. No obstante, como viene siendo habitual, las producciones con sello nacional lideran el apartado dedicado a los cortometrajes, con 322. Brasil y Argentina son los siguientes en la nómina de cortos, con 172 y 154 cintas presentadas respectivamente.

Las mismas nacionalidades son también las mayoritarias en lo que respecta a la presentación de documentales. Argentina es el país que ha registrado más producciones, con 65. Le siguen a los títulos españoles los registrados por España, con 42; y las 25 procedentes de Brasil.

Desde el cierre del período de inscripción a finales del mes de julio, se trabaja intensamente en la programación del Festival y en la selección de los títulos que concurrirán en la Sección Oficial a Concurso, tanto en la modalidad de largometrajes (de ficción y documentales) –optando al Colón de Oro, máximo galardón del certamen- como en la de cortometrajes (en sus dos nuevas modalidades: Cortos Nacionales y Cortos Internacionales Iberoamericanos) y distintas secciones paralelas.

El director del Festival, Manuel H. Martín, ha mostrado su satisfacción por el hecho de que “año tras año aumente el número de producciones recibidas, lo que va en consonancia con la enorme pujanza de la cinematografía iberoamericana”. En este sentido, ha destacado que “Huelva sigue siendo una referencia ineludible para la industria del otro lado del Atlántico, algo que debe hacernos sentir a todos muy orgullosos”.

M.I.S (Made In Spain) PELÍCULAS es el primer canal de cine español en el continente americano

MIS Redes Sociales